miércoles, 6 de diciembre de 2006

Buenos libros de lectura infantil. Las crónicas de Narnia

Aragón Liberal.- 06/12/06.-

La portentosa imaginación de Lewis se inspira en la rica tradición mitológica occidental y en la sabiduría cristiana para erigir toda una saga donde realidad y fantasía se hilvanan hasta crear un mundo con leyes propias.

Colección Las crónicas de Narnia (7 libros)
de C. S. Lewis
Literatura infantil de la mejor calidad para sus hijos.
Imagen del Pack completo
Recomendación de Criteria

La portentosa imaginación de Lewis se inspira en la rica tradición mitológica occidental y en la sabiduría cristiana para erigir toda una saga donde realidad y fantasía se hilvanan hasta crear un mundo con leyes propias. El objetivo del profesor inglés era dar nueva forma a una serie de ideas eternas, y lo consiguió con maestría.

Todo comienza cuando un grupo de niños, a través de una buhardilla mágica, emprenden un gran viaje a fabulosas dimensiones paralelas. En una de esas tierras liberan por accidente a la malvada bruja Jadis. También contemplan cómo el león Aslan con su canto crea el mundo de Narnia de la nada. Como el lector pronto apreciará, debajo de este prodigioso alarde de imaginación y pulso narrativo, subyace una continua alegoría de profundos valores cristianos. Éste es el comienzo de la saga, que desarrolla su épica trama hasta conformar un total de siete volúmenes.

Las crónicas de Narnia han sido desde su publicación, allá por los años cincuenta, un continuo éxito de ventas entre los jóvenes lectores anglosajones. Tras el estreno de la película basada en el segundo volumen, el público español tiene más cerca uno de los clásicos indiscutibles de la literatura mundial, ideal para que los más jóvenes disfruten con unos libros llenos aventuras y mucha fantasía, bajo los cuales se encuentra una clara cosmovisión auténticamente humana.

Sobre el autor
C. S. Lewis

Clive Staples Lewis (Belfast, 1898- Oxford, 1963), comúnmente conocido como C.S. Lewis. Fue un escritor, apologista y académico irlandés.

En 1917, comenzó sus estudios en la Universidad de Oxford, donde desde 1925 trabajó como profesor de lengua y literatura inglesa. Al año siguiente conoció a J. R. R. Tolkien, con quien fundó en 1939, junto a Charles Williams y Owen Barfield, el Club de los Inklings para discutir sobre literatura y filosofía.

En la mayoría de sus novelas aparecen indiscutibles y numerosos elementos religiosos. También escribió varias obras sobre el cristianismo.

Otros socios también compraron