miércoles, 23 de abril de 2008

Monumento Natural de los Glaciares Pirenaicos

23.4.2008.



Por: Redacción

El Departamento de Medio Ambiente invertirá durante 2008 en los espacios de divulgación del Monumento Natural de los Glaciares Pirenaicos. El Monumento Natural se amplió el pasado año con la incorporación del glaciar de Ordesa y Monte Perdido a este espacio natural.

www.aragonliberal.es


 

El Departamento de Medio Ambiente ha informado hoy en el pleno del patronato del Monumento Natural de los Glaciares Pirenaicos sobre las principales actuaciones que se van a llevar a cabo en este espacio. En el pleno, al que ha asistido el director general de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad, Alberto Portero, se han dado a conocer las principales líneas de trabajo, entre las que destaca la inversión en divulgación, con mejoras en el material expositivo del centro de interpretación de Eriste y en señalización y paneles interpretativos.

 

A estas iniciativas se dedicarán 10.000 euros, a los que hay que sumar otros 12.000 dedicados al mantenimiento de la estación meteorológica del Aneto, proyecto que se viene desarrollando durante los últimos años, a través de la Universidad de Jaén. A través de este proyecto se pueden obtener datos en tiempo real sobre temperatura, precipitación, viento e insolación para saber la evolución climática del glaciar del Aneto.

 

Además, se invertirán otros 12.000 euros en un estudio de la dinámica de los Glaciares del Pirineo, que desarrolla desde hace algunos años la Universidad de Zaragoza, y que permite realizar la campaña anual de monitorización de los aparatos glaciares, delimitación de los perímetros glaciares,  envío de datos  al World Glaciar Monitoring service, y edición del Boletín Glaciológico Aragonés.

 

INCORPORACIÓN DEL GLACIAR DE MONTE PERDIDO

 

El Consejo de Gobierno aprobó el pasado año el Decreto de declaración del Glaciar de Monte Perdido como Monumento Natural. Mediante este Decreto, se incorporaron 799,40 hectáreas del macizo de Monte Perdido o Tres Sorores a los Monumentos Naturales de los Glaciares Pirenaicos, dentro de la Red Natural de Aragón. De este modo, los Monumentos Naturales de los Glaciares Pirenaicos aumentaron un 25 por ciento su superficie protegida, que pasa a ser de 3.190,40 hectáreas. Esta medida permite una gestión más coordinada y coherente de las medidas de protección de todos los glaciares pirenaicos, que están sufriendo un serio retroceso debido al cambio climático.

 

El Glaciar de Monte Perdido está incluido dentro del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. De la nueva superficie declarada Monumento Natural, 391 hectáreas corresponden al término municipal de Fanlo, y 388,40 a Bielsa.

 

La cara norte del Monte Perdido es uno de los complejos glaciares pirenaicos de mayor interés, debido a sus notables dimensiones y su especial morfología, así como su disposición en graderío. El glaciar se encuentra por encima de la cota de 2.700 metros y ha quedado dividido, por su dinámica de regresión, en dos áreas: el Inferior y el Superior. La extensión de este glaciar sólo es superada en el Pirineo por el macizo de Aneto-Maladeta. La declaración ha incluido un periodo de información pública y el informe favorable de los patronatos de los Glaciares y del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

 

 

GLACIARES PIRENÁICOS

 

Los glaciares del Pirineo aragonés son los más meridionales de Europa y únicos que quedan en la Península Ibérica. Fueron declarados Monumentos Naturales por las Cortes de Aragón, con Ley 2/1990. A esta declaración se sumó la aprobación del Plan de Protección y ampliación de la superficie del Monumento Natural por el Decreto 271/2002 del Gobierno de Aragón.

 

Se localizan en una franja de 90 kilómetros. Son un total de 20 glaciares, agrupados en siete macizos pirenaicos situados entre los valles del río Gállego, por el oeste, y Noguera Ribagorzana por el este. Son los glaciares más meridionales de Europa. Son los del Macizo del Balaitus (glaciar de las Frondellas y de la Brecha Latour); Macizo de los Picos del Infierno (glaciar del Infierno I y II); Macizo de Vignemale (glaciar del Clot de la Hount y de Labaza); Macizo de la Munia (glaciar de Robiñera); Macizo del Posets (glaciar del Posets, de la Paul y de Llardana; Macizo de Perdiguero (glaciar de Literola); Macizo de Aneto-Maladeta (glaciar de Salenques, de Tempestades, de Barranos, de Aneto, de la Maladeta, del Alba, de Coronas, de Llosas y de Vallibierna.

 

Los Monumentos Naturales de los Glaciares Pirenaicos con los últimos vestigios de las masas de hielo que han configurado plenamente las formas de la cordillera en el Pirineo Aragonés. Su escasa superficie, el hecho de estar separados entre sí y de ser ecosistemas apenas degradados por el hombre, los convierten en paisajes suficientemente significativos, frágiles, excepcionales y valiosos como para que fuera necesaria proteger la geología, fauna y vegetación, entre la que destaca una gran variedad de especies endémicas vinculadas a esto glaciares.