lunes, 2 de junio de 2008

Naval (Huesca) celebra el Día de la Comarca del Somontano.

2.6.2008

Los actos de esta jornada lúdica que se celebró en Naval estuvieron presididos por el máximo responsable provincial, Antonio Cosculluela, el Presidente de la Comarca del Somontano, Jaime Facerías y la alcaldesa de Naval, Mª Pilar Carruesco.

www.aragonliberal.es


El Presidente de la Diputación de Huesca celebra el Día de la Comarca con los vecinos del Somontano

 Más de seiscientas personas se daban cita ayer en Naval en la celebración de la XVIII edición del Día de la Comarca de Somontano. Una jornada de convivencia que contó con la presencia del presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Antonio Cosculluela,acompañado por el presidente de la Comarca de Somontano, Jaime Facerías, la alcaldesa de Naval, Mª Pilar Carruesco, así como diputados regionales y provinciales, y alcaldes de varias localidades de la Comarca de Somontano.

Un encuentro que "es ya es una fiesta consolidada y de gran tradición puesto que fue creada con la Mancomunidad hace dieciocho años como Día de Encuentro para los municipios y de reivindicación de la comarca, y por el que los vecinos del somontano seguimos disfrutando de una jornada de convivencia, fiesta y diversión", en palabras del Presidente de la Diputación de Huesca, Antonio Cosculluela.

Durante toda la jornada, los asistentes disfrutaron de un amplio programa de actos que acogió parque infantil para los niños, taller de alfarería en la Escuela de Cerámica, visitas guiadas por los lugares significativos de Naval, proyección de audiovisuales, dance del Palotiau por las calles, comida popular y a actuación de un grupo musical.

La villa de Naval se sitúa a los pies de la Sierra de Arbe, en uno de los entornos naturales de mayor belleza del Somontano. Naval es conocida sobre todo por su tradición alfarera, de origen medieval y morisco y aún viva. Los mejores lugares para descubrir los secretos del barro son los talleres de los artesanos alfareros y el Museo de Alfarería, ubicado en un antiguo alfar donde se realizaban piezas de barro siguiendo las ancestrales técnicas de la alfarería navalesa. La sal fue otro producto que tradicionalmente dio trabajo y riqueza a los navaleses. El de La Rolda es uno de las múltiples salineras que se construyeron para explotar los manantiales salinos.