viernes, 14 de noviembre de 2008

Huesca: El PP reclama un programa específico para el barrio de Santo Domingo y San Martín.


14, noviembre, '08.- El grupo municipal del Partido Popular decidió meses atrás instituir la figura del concejal de barrio. El objetivo de esta medida consistía en que la portavoz, por un lado, contara con el apoyo especializado de los miembros de su equipo, y que los vecinos, por otro, dispusieran permanentemente de un concejal de referencia en la oposición.

El ‘popular’ Jorge Escario ha recogido en ese tiempo un listado de reivindicacines que, a juicio del PP, deberían sentar las bases para un programa específico destinado al barrio de Santo Domingo y San Martín. El deterioro de sus calles, o lo inaduecuado de sus trazados, constituye una de las principales preocupaciones recogidas por el PP; los vecinos se refieren constantemente a las calles de Lanuza o Sancho Ramírez como ejemplo de una difícil convivencia entre el peatón y el tráfico rodado. El edil del PP alude también a proyectos como la peatonalización de la plaza del Justicia o de la plaza de San Voto, “que duermen el sueño de los justos cuando el año pasado el alcalde anunciaba que se trataba de una actuación inminente”.

Escario señala que “el Centro de Salud merece un capítulo especial, que preocupa muy seriamente a los vecinos del barrio. La situación de colapso es realmente lamentable, porque el Centro debe dar servicio a dos barrios especialmente poblado. Y no se espera una solución definitiva a corto plazo sobre la ampliación, tras la desastrosa actuación del equipo de gobierno en la gestión del solar de la cárcel de Huesca, cuyos bajos iban destinados a acoger el nuevo centro de salud”. El concejal ‘popular’, por otra parte, hace suyas las críticas vecinales ante la indefinición que sufren las instalaciones de Lorenzo Loste, “desoyendo la reinvindicación unánime para convertirlas en un Centro de Día imprescindible en el barrio. Además, resulta increíble que sea el propio PAR quien exija la reforma completa de dicha instalación cuando gobierna junto con el PSOE en Huesca y en Aragón”.

“Todo ello sucede”, concluye Escario”, “mientras Elboj emprende por iniciativa propia obras de dudoso equilibrio económico que han hipotecado las cuentas municipales para toda la legislatura”.