jueves, 19 de febrero de 2009

La consultoría tecnológica oscense TAP, reconocida por la calidad de sus servicios de software


La distinción del Instituto Europeo de Software Tecnalia respalda el trabajo que realiza esta joven empresa instalada en el Parque Tecnológico Walqa
 
 

La consultoría tecnológica altoaragonesa TAP ha sido distinguida con la certificación eTIQ que verifica la calidad de sus servicios software. Este reconocimiento del Instituto Europeo de Software Tecnalia (ESI-Tecnalia), ha sido otorgado también a otras dos empresas aragonesas, Eon Informática y NexuSip.

 

La distinción de ESI-Tecnalia supone un respaldo al trabajo realizado por esta joven empresa oscense, instalada en el Parque Tecnológico Walqa con una plantilla de seis personas. eTIQ es una marca de calidad y referencia basada en estándares internacionales como la ISO 20000. Con ella se reconoce la calidad de sus servicios tecnológicos para PYMES.

 

A la hora de seleccionar las empresas merecedoras de la distinción, ESI-Tecnalia lleva a cabo un análisis centrado en la compañía, el producto y los servicios prestados, siempre teniendo en cuenta una serie de medidas e indicadores determinados.

 

ESI-Tecnalia es un  centro tecnológico privado y una fundación sin ánimo de lucro surgida en 1993 gracias a una iniciativa de la Comisión Europea con el apoyo de los gobiernos vasco y aragonés. ESI-Tecnalia tiene como principal objetivo contribuir al desarrollo de la sociedad de la información y mejorar la competitividad industrial.

 

Orígenes y proyectos de TAP

 

TAP es una consultoría tecnológica que nació en 2004 y ha ido creciendo poco a poco. Su trabajo sobrepasa el ámbito de la provincia de Huesca, gracias a proyectos para organismos como la Federación Aragonesa de Municipios y Comarcas, la Cámara de Comercio de Zaragoza, entidades deportivas como el Club Baloncesto Monzón, agrupaciones profesionales como la Asociación de la Prensa de Aragón, empresas como el Grupo GAYPU y más de 40 ayuntamientos aragoneses.

 

La consultoría se creó gracias al esfuerzo de unos emprendedores oscenses que apostaron por una forma de trabajo en la que se busca formar parte del propio cliente para que las soluciones surjan naturalmente desde el interior. Desarrollo y mejora industrial, seguridad informática, e ingeniería de procesos son sólo algunas de las áreas que abarca esta empresa.

 

TAP tiene su sede en el Parque Tecnológico Walqa, complejo en el que trabajan más de 600 personas en una cincuentena de empresas y centros de investigación.