jueves, 4 de junio de 2009

Acto Iniciativa Ciudadana Cristiana en Huesca


Por Neofato

Acto Iniciativa Ciudadana Cristiana. Por la vida.


Sobre un centenar de personas se concentran en la Plaza de Navarra convocadas por la asociación oscense presidida por Carmen Berdié. Según el texto leída por la misma, "el objetivo es manifestar repulsa a la ley del aborto por considerar que mata al hijo y hiere a la madre." Entienden que se debe ampliar y fomentar el asociacionismo tendente a ayudar a la madre y al hijo."Una sociedad , afirman, que no acepta y acoge a sus miembros es una sociedad cruel y asesina. Los estados no son competentes para matar." Finaliza el texto que porta Carmen Berdié pidiendo a Dios que cese esta violencia y pena de muerte para inocentes.

Le seguirán en el uso de la palabra oradores como Esteban Luzón (Ver en esta misma sección RESEÑAS, la titulada Huesca:112.138 firmas) miembro de DAV (Derecho a Vivir), organización que recientemente trajo a esta ciudad el llamativo autobús antiabortista o el conocido jurista Luis Marín que tendrá la amabilidad de dirigirme unas palabras al finalizar el acto y posar para mi cámara.Entre el público, identifico un pastor evangélico, varios religiosos con clergyman y hábitos, personas comprometidas en y con diferentes movimientos eclesásticos, algunos habituales del patio del colegio salesiano ... Es un público entregado que ovaciona cuando la persona en el uso de la palabra menciona alguna de las "perlas" de la ministra de Igualdad y asiente cuando se exige el respeto escrupuloso de los derechos del nasciturus.Una vez finalizado el acto, los asistentes , casi textualmente, desaparecen. Carmen Berdié me despacha dándome el papelito que ha leído y pasando el embolado de contestar alguna pregunta a Luis Marín, mientras una asistente me interroga acerca de para quien trabajo, porque " ella conoce a todos los periodistas de Huesca y mi cara no le suena."


Paranoias y suspicacias ajenas al márgen, tengo la enorme suerte de ser atendido por Luis Marín, un hombre cercano ("De tú, de tú, que me haces muy mayor", tiene la deferencia de tratarme), educadísimo en el trato, lúcido y coherente en su argumentación y elegante en las formas. "He querido dejar muy claro que ni vamos contra nadie ni a nadie queremos juzgar. Sólo expresamos nuestra disconformidad con esta nueva cultura de la muerte que transgrede una norma natural evidente. Ya que matamos niños, ¿por qué no asesinar a ancianos?" dice Luis." Y, además, va contra el derecho aragonés.En Aragón está vigente el derecho natural. Y los actos que vayan contra el derecho natural son nulos. Y matar lo es. No entro en el aspecto penal porque no se trata de encarcelar a nadie, pero lo cierto es que, por si no fuera ya bastante lo que esta ley de aborto supone, ataca nuestra identidad aragonesa, prosigue mi interlocutor que, acto seguido me interroga:" ¿Sabes que en Aragón se es mayor de edad a los catorce años? Somos así de adelantados. Una persona de esa edad puede obrar ya jurídicamente pero, eso sí, asistido por su padre. Y recalco: asistido, que eso no significa que esté de acuerdo."Y finaliza: "En Aragón la costumbre es ley. Y, afortunadamente, no tenemos la costumbre de matarnos."


Prudentemente, Luis no hace meción a sigla alguna cuando le preguntó por las siglas que pueden defender el ideario de las personas que acaban de concentrarse."El ideario es el cristianismo; así de simple. Y hay que entender de una vez que lo progresista no es matar; eso es lo retrógrado. Lo avanzado es pelear por la vida y defenderla."Entiende Luis que en todo este entramadao hay un ataque hacia la Iglesia; pero no le importa, dice, porque entiende que de todos esos ataques sale fortalecida.