martes, 23 de junio de 2009

AYUNTAMIENTO DE HUESCA: EL PP RESPONDE AL BALANCE DE ELBOJ RESUMIÉNDOLO COMO “EL DELIRIO DE UN MAL GESTOR”

 
 
23, JUNIO, '09.- El grupo 'popular' en el Ayuntamiento de Huesca ha respondido al balance que Elboj realizó de sus diez años en la alcaldía, afirmando que "la ilusión en la que vive sería intranscendente, y hasta graciosa, si no afectara a la dignidad que merece la ciudad de Huesca".
 
 
      La portavoz 'popular', Ana Alós, ha desmontado todos y cada uno de los argumentos esgrimidos por Elboj. "En primer lugar, el alcalde silencia que durante diez años ha dilapidado el patrimonio público, arruinando el potencial crecimiento de la ciudad. ¿Cómo puede afirmar que la crisis es un asunto de otros alguien que ha gastado 3.000 euros diarios en caprichos, y que ha dilapidado todo el suelo municipal?". Alós recuerda que Huesca ha perdido en manos de Elboj todas sus expectativas industriales y logísticas. "¿Por qué no cuenta Elboj que no tenía tiempo para recibir a los empresarios que querían instalarse en Huesca? ¿Por qué no explica que la ciudad ya no tiene suelo industrial barato que ofrecer y que nadie puede pagar los precios de PLHUS? ¿Cómo puede presumir de su gestión viendo el estado de los cosos y del casco antiguo?", se pregunta Ana Alós.
 
      La portavoz del PP afirma que la década de Elboj se resume en "el fracaso de un mal gestor. Empezó a hablar del famoso 'Organigrama' hace diez años y, sin embargo, los servicios municipales tienen que suplir con su profesionalidad la carencia de directrices. Y cuando una vez aprobado decide cambiar algunas áreas como Medio Ambiente a su antojo, sin ningún criterio. En el resumen de su mandato, Elboj ha pasado por alto algunos detalles que no parecen importarle. Las naves municipales se utilizaban como invernadero para marihuana, y no ha habido responsabiliades políticas. El jefe de bomberos está siendo investigado. La policía local es un caos de acusaciones cruzadas, pero Elboj ha decretado una especie de secreto al respecto".
 
      Ana Alós subraya que "tras sus diez años de mandato, Elboj ha dejado las arcas municipales temblando, y no por la crisis, sino por una desidia alargada en el tiempo. No puede sacar pecho en estos momentos, cuando tiene a proveedores, asociaciones, y clubes deportivos sin cobrar porque no hay ni un euro de liquidez. De todo eso no es culpable la crisis internacional, sino su actitud de nuevo rico con el dinero de todos. El Palacio de Congresos comenzó costando 7 millones y, por su capricho personal, ha acabado en 31 millones y medio".
 
      Alós considera que el Eboj ha sido incapaz de gestionar con otras administraciones y entidades las cuestiones importantes de la ciudad. "No se conoce ni una sola gestión con Endesa para el traslado de la subestación, no es capaz de sacar adelante la construcción del solar de la carcel, aún estamos esperando que pida la cesión del suelo y la financiación para la Vía Verde, como miembro del consejo de administración de PLHUS no ha exigido en ningún momento que se rebaje el precio del suelo, es un mero convidado de piedra. Afirma ahora que va a investigar si el suelo del parking del hospital es de la Seguridad Social, cuando nos dijo a todos que pedían demasiado dinero por él. ¿Dónde está el dinero para la potabilizadora? ¿Ha reivindicado las obras de restitución del Pantano de Montearagón? Por no hablar de su negligencia en la defensa de los estudios universitarios para Huesca, en una reunión del Consejo Social a la que ni siquiera acudió.
 
      Pero los 'populares' han cargado especialmente contra las afirmaciones que Elboj realizó sobre sus criterios éticos, que calificaba de "intachables". Ana Alós sugiere que "el delirio de Elboj le ha jugado una mala pasada, porque ahora nos obliga a hacer memoria. ¿Recuerda Elboj que contrató a un jugador del Huesca, en octubre de 2000, como jardinero municipal, y que los servicios juirídicos tuvieron que advertirle que podía acabar en los tribunales? ¿Olvida que después facilitó el fichaje de otro jugador nombrándole asesor personal, en un acto que califico en la prensa como "experimento político? ¿Se ha olvidado del dinero que malgastó en los asesores de la Expo, que bajaron sus informes de internet?". Alós se refiere además a las palabras de Elboj, que extendía su 'excelencia ética' a todos sus concejales. "Tiene una memoria muy débil", afirma la portavoz del PP, "porque olvida algunos casos bastante curiosos. Olvida, por ejemplo, que los aguinaldos con nombres y apellidos se amontonaban en el patio del Ayuntamiento, a la vista de todos, cuando llegaba navidad. No recuerda que, cuando un periodista descubrió que el responable de Fomento ocultaba datos que demostraban la carencia de suelo industrial, la respuesta política fue llevarlo a juicio. Ni siquiera recuerda ya a Teresa Ramón, la militante socialista que recibió a dedo un contrato sobrevalorado y que estaba dispuesto a pagarlo un precio por encima de lo contratado. Sobre todo, ha olvidado las palabras que el fiscal en el juicio dedicó a los procesos de selección de Germán Sanromán, que convirtió Grhusa en su cortijo. Todo eso deja mucho que desear respecto a lo que entendemos por ética política, aquí y en cualquier parte, y todo estaba avalado por la impunidad que Elboj extendió a sus concejales. Debería ser más prudente al decir que no consiente corruptelas"
 
      La portavoz del PP se pregunta "si cree que para los ciudadanos es ético que su alcalde, sea a su vez senador, concejal de urbanismo, concejal de medio ambiente. ¿Qué cree que opinan los vecinos de Huesca de que Elboj haya anulado todos los cauces de participación ciudadana." Alós sospecha que, de hecho, entre el alcalde y los ciudadanos "hay un muro permanente, no virtual, que además pagan los vecinos con sus impuestos. ¿Es necesario que Elboj se haga acompañar de cuatro policías de paisano cuando visita los bares del casco antiguo en las madrugadas del fin de semana? ¿A quién tiene tanto miedo?"
 
      Ana Alós concluye afirmando que las palabras de Elboj son "un acto de cinismo que le pasará factura, porque no se puede engañar de ese modo a los vecinos de Huesca. Debería responder a esas preguntas y a otras que los oscenses empiezan a formularse. Por ejemplo, ¿por qué está tan interesesado en desarrollar urbanísticamente la granja de San Lorenzo y sus alrededores?"