miércoles, 5 de agosto de 2009

El PP califica de "canción del verano" el balance financiero de Elboj

5.8.2009.



En Aragón Liberal

El grupo 'popular' en el Ayuntamiento de Huesca ha respondido enérgicamente al balance financiero que Elboj presentó el pasado martes, al señalar que "el alcalde ha hecho de la necesidad virtud. Si no está más endeudado es porque la ley no se lo ha permitido.

Fue precisamente su mala gestión la que obligó a intervenir a fondo al gobierno de Aragón. En 2001, obligó al Ayuntamiento a realizar un Plan de Saneamiento de tres años por el desbocado aumento del gasto corriente. En 2008, el endeudamiento en el Palacio de Congresos, que pasó de 8 millones a 31'5 por decisión personal de Elboj, obligó a la DGA a intervenir de nuevo durante tres años más. Si este año, el alcalde no consigue cuadrar ingresos y gastos, el ayuntamiento se verá sometido a un nuevo Plan de Saneamiento. No se entiende de qué puede presumir Elboj".

 

La portavoz 'popular', Ana Alós, apunta además que "hasta ahora, Elboj se ha negado a explicar qué partidas va a reducir para cuadrar las cuentas municipales a fin de año". No obstante, Alós señala que "lo más grave, lo inaudito, es que Elboj saque pecho precisamente por los aspectos más catastróficos de su gestión. El Plan de Saneamiento que, durante años, ha tutelado la hacienda oscense fue una consecuencia directa de su incapacidad como gestor y sus caprichos de nuevo rico. El Gobierno de Aragón le dijo textualmente que no sabía llevar las cuentas. En segundo lugar, poner como ejemplo el Palacio de Congresos en una broma de mal gusto. La obra comenzó presupuestada en ocho millones de euros y finalmente ha costado más de 31 millones. Elboj se ha gastado cuatro veces más de lo presupuestado y, encima, se permite hacer chistes sobre 'el circo' de la oposición. No es conciente de sus errores políticos. No puede llamar 'payaso' a miles de oscenses sencillamente por pedir explicaciones por el destino de sus impuestos".

 

Ana Alós, además, subraya una frase de Luis Felipe, que afirmaba que el presupuesto está ajustado a la "realidad política de la ciudad" (sic). Alós sugiere de nuevo que "las palabras traicionan al equipo de gobierno. Viven en un mundo paralelo, encerrados en despachos y separados de la vida real. Llaman a eso 'la realidad política', porque ignoran la realidad social. La verdad es que el centro de la ciudad está devastado y avergüenza a propios y extraños. No existe un metro cuadrado de suelo municipal para ofrecer a las industrias que quieran instalarse en Huesca. No existe la posibilidad de cuadrar las cifras si no se recorta el gasto corriente".

 

Alós afirma que, por otra parte, Elboj no se ha referido a la presión fiscal: "A lo largo de sus mandatos, la presión de las ordenanzas municipales se ha incrementado el 65%, doblando el IPC acumulado, que fue del 34'8%. A título de ejemplo, la portavoz popular' se refire a las bonificaciones del 50% en el IBI que tenían las familias numerosas hasta 2008. En 2009, Elboj redujo esas bonificaciones exclusivamente a las familias numerosas de rentas mínimas. Se pasó de 368 familias con bonificaciones en 2008 a 90 en 2009". Alós cita, como un ejemplo especialmente significativo que el impuesto de circulación se encuentra ya en el máximo que permite la ley.

 

Ana Alós concluye que "la realidad es muy distinta a la que presenta Elboj. La presión fiscal está ahogando las economías familiares, como demuestra el IBI. El patrimonio municipal ha sido dilapidado, sin que sepamos bien para qué, a juzgar por el lamentable estado del centro de la ciudad. Del boom urbanístico no ha quedado nada. Elboj debería contestar a preguntas reales. Si el balance es tan bueno, ¿por qué no se paga a los proveedores, que llevan meses sin cobrar? ¿Por qué no se bajan los impuestos, que son de los más altos en todo el país? Si sabe gestionar tan bien, ¿por qué sigue Elboj bajo la tutela económica de la DGA? Elboj ha aprovechado que viene San Lorenzo para lanzar su propia canción del verano. Esto es un duelo con Georgie Dann".